Ovidio Pérez Morales: Gente como Dagoberto González es la que necesita Venezuela

Monseñor Ovidio Pérez Morales afirmó que a figuras como Dagoberto González hemos de mirarlas como un modelo entre la gente con la cual se puede y se tiene que construir una nueva Venezuela.

“No solamente en cuanto se tengan ideas en la cabeza y se tenga una buena organización; que plante la paz, sino ese testimonio de vida personal; de integridad, de coherencia, de sencillez, de espíritu de servicio, de solidaridad y, después, desde el punto de vista familiar. Esta es la gente que necesita Venezuela”, agregó en un acto homenaje que le rindió Ifedec a quien fuera uno de los dirigentes nacionales de Copei y destacado sindicalista, y donde intervino por invitación de Eduardo Fernández.

Monseñor Pérez Morales indicó que intervenía en aquel acto; primero, para agradecer a aquel incipiente movimiento obrero demócrata cristiano que fue el ambiente, según confesó, donde se despertó su vocación; que Pérez Morales dijo que la considera como una gracia de Dios.

“Yo vine del Táchira a los 16 años; coincidiendo con el derrocamiento del presidente Isaías Medina Angarita. Y una de mis primerísimas actividades aquí en Caracas fue ofrecer una conferencia en un círculo obrero por invitación de Arístides Calvani; de modo que allí ofrecí una exposición sobre lo que era un movimiento obrero, cosas así por el estilo”.

Recordó que para aquella época también entró a trabajar en el periódico El Grafico, como corrector de pruebas, teniendo como compañeros de ese mismo oficio a Antonio Pasquali y Elio Gómez Grillo, y que luego pasó a ser reportero allí, y que, precisamente, en ese ambiente fue donde él percibió que la formación que había recibido desde niño y adolescente era algo que podía producir cosas muy buenas.

Pero que en el movimiento sindical fue donde vino a conocer a Dagoberto González; poco antes de ingresar al seminario, para a la larga convertirse en lo que es hoy en día, y evocando la figura de Dagoberto, dijo que no se estaba conmemorando la memoria de un muerto sino de alguien que está en el reino de los cielos; que en aquel acto no se estaban venerando cenizas sino a alguien bien vivo, que desde el cielo nos mira a nosotros y nosotros lo miramos a él.

“Hemos de mirarlo como un modelo entre la gente, con la cual se puede y se tiene que construir una nueva Venezuela. (…) No solamente en cuanto se tengan ideas en la cabeza y se tenga una buena organización; que plante la paz, sino ese testimonio de vida personal; de integridad, de coherencia, de sencillez, de espíritu de servicio, de solidaridad y, después, desde el punto de vista familiar. Esta es la gente que necesita Venezuela”.

Expresó Pérez Morales que cuando se recuerdan estas cosas no se están simplemente manejando pergaminos, y complaciendo a la memoria, sino sacando a flote algo que se puede reponer en movimiento, y que, además, se tiene que renacer, para dotar a Venezuela ahora de lo que necesita, de un nuevo horizonte.

“De tal manera que estos actos tienen que estimular y ser interpelaciones para todos nosotros: de cómo esta gente sembró y trabajó con tanto entusiasmo y con tanto espíritu de sacrificio; eso se tiene que retomar, actualizándolo y convirtiéndolo en sabia de una nueva sociedad aquí en Venezuela; en tiempos en los cuales se necesita que pongamos todo nuestro esfuerzo; toda nuestra disponibilidad; pongamos todas nuestras capacidades, para poder sacar a Venezuela adelante”.

Finalizó su breve intervención señalando que a él le gustaba repetir mucho una frase: es preciso pasar del a pesar de al precisamente por. Explicó que ese a pesar de nosotros teníamos la tentación de repetirlo muchas veces: a pesar de esto y aquello; como si se tratara de cargar un saco de piedras en el hombro y se marcha como un jorobado en medio de la vida y de la historia; de modo que esa expresión había que cambiarla por el precisamente por: la situación es difícil, precisamente, porque hay muchas rocas en el camino, y por eso tenemos que poner todo nuestro empeño.

“De que pensemos así depende la construcción de la historia. Precisamente, porque la historia nos pone dificultades, por eso es que vamos a salir adelante en Venezuela; una Venezuela nueva, mejor, libre, justa, democrática y solidaria”.